La Cólera No Es El Camino Para Una Vida Feliz

Arizona, EU de A, 3 de Julio, 2006.
 Cristo Miguel.
 Tema: “La Cólera No Es El Camino Para Una Vida Feliz.”
 

Recibido por Joyce Brenton.  

“Mis amados hermanos y hermanas, uno de los secretos mas grandes para una vida feliz y bien ordenada es el control de sus emociones. Ahora revisaremos el mayor cambio emocional que es necesario.  

“Todos ustedes sufren demasiado por falta de control en lo referente a la cólera. Cólera inmediata es su respuesta para demasiadas situaciones. Ustedes desarrollaron este hábito en la infancia cuando su propia voluntad era frustrada. Todos los no en su vida, cuando quieren un si, se encuentran de inmediato con una respuesta colérica. La paciencia en los no puede convertir a muchos de ellos en si.   

“¿Que logra la cólera? Ustedes utilizan esta actitud para controlar muchas situaciones sobre las cuales sienten que no tienen control. En realidad, la cólera ocasiona una pérdida de tiempo que podría ser empleado para tomar decisiones racionales. Les he dicho anteriormente que la cólera es contraproducente, y es conocida como una de las peores emociones. La cólera puede matarles, y ustedes saben que esto es verdad.   

“El Padre desea una larga y feliz vida, llena de paz y alegría, para todos Sus niños. La cólera no es el camino para una vida feliz. Acepten que una actitud de cólera es una pérdida del tiempo precioso y feliz. Si es una respuesta que se manifiesta con demasiada frecuencia en sus días entonces comiencen el proceso de eliminación. Aprendan a perdonar rápidamente a esos hermanos y hermanas que les causan esta emoción de cólera y agreguen paciencia a las situaciones que traen estas actitudes de cólera hasta ustedes.  

“La cólera puede llegar hasta ustedes en un instante, y ser reemplazada por el entendimiento de su influencia negativa casi con la misma respuesta instantánea. Piensen antes de responder.” 

Traducido por Nelson Navas.

© The 11:11 Progress Group.
Estén abiertos al escrutinio y la crítica,
y sepan aceptar reconocimientos y elogios,
Maestro Aaron.